Vínculo entre jóvenes y policías.

escrito para la: CONFERENCIA JUY – INJU 2013

 

¿Qué es lo que podría pensarse como relación entre jóvenes y policías? Lo primero que hay que decir es que ambos grupos sociales son complejos y diversos, sobre todo el que engloba a los jóvenes. No hay UNA manera en como los jóvenes se vinculan con la policía.

En este sentido tenemos cierto riesgo de caer en estereotipos que simplifican la cuestión.

Existen jóvenes con múltiples y diversas formas de vincularse con la policía y en general con las instituciones que representan la autoridad adulta (la educación, la familia, los jefes en el trabajo)

Si hay algo que pudiera identificar a los jóvenes a lo largo de la historia es cierta condición desafiante y rebelde frente a los valores establecidos de los cuales las generaciones adultas son portadores. Esto en alguna medida sustenta la evolución permanente de las sociedades.

En ese marco es esperable que la relación de los jóvenes (o al menos de gran parte de ellos) con todo lo que represente la autoridad y el orden, sea al menos compleja, sino conflictiva.

 

Por otra parte la policía como institución, y más como institución con grados importantes de rigidez y estructuras jerárquicas fuertes, es un conjunto mucho más homogéneo que “los jóvenes”. Sin embargo sería en este sentido equivocado no percibir las diferencias internas que tiene la policía.

De hecho muchos policías son jóvenes. Es más, creo poder aventurar que un porcentaje alto del cuerpo policial es algo joven o bastante joven, me refiero a personas menores de 35 años y esto está progresivamente aumentando en la medida que el salario y la carrera policial se tornan más atractivas para muchos jóvenes.

Esto último es una gran oportunidad para la policía. Uno de los desafíos que tiene cualquier institución que pretende transformarse (en el sentido de evolucionar) es renovarse generacionalmente teniendo una fuerte adhesión de las generaciones jóvenes, las cuales le van a aportar visión de futuro, energías renovadas y potencialmente, si esto está bien encarado, puede ayudar a superar y transformar la cultura institucional.

Digo esto porque creo que uno de los grandes problemas de la institución policial es la tendencia o la facilidad a que ocurran abusos de poder. Y esto por más que pueda ser trabajado por las autoridades políticas a través de múltiples dispositivos y estrategias depende en última instancia de la consciencia, los valores y la cultura de los funcionarios policiales que son quienes en última instancia aplican los procedimientos.

Esta dinámica es idéntica a la que acontece en otras instituciones en la medida que no tendremos buenos hospitales sin buenos médicos o no tendremos buenos liceos sin buenos profesores. Graciela Frigerio la analista argentina plantea la frase “la institución es usted!” enfatizando el papel de los sujetos como encarnadura de las instituciones.

Una de las grandes oportunidades que se abren para diversas instituciones en los gobiernos de izquierda es la de encarar una transformación profunda de las culturas internas en base a una concepción del servidor público, pero no vacía, sino sustentada en mejores condiciones de trabajo y mejores mecanismos de gestión y control interno.

Tenemos que tener claro que la posición del funcionario público es de una relevancia central para la democracia y los derechos de los ciudadanos. Un mal funcionario, sea del organismo que sea, es un problema para la construcción democrática (es decir para la de una sociedad donde los derechos de todos sean respetados).

Creo que gran parte del partido se juega en ese terreno.

——–

Ahora bien, el complemento necesario de esa transformación lo constituyen los ciudadanos “de a pie”, en este caso los jóvenes.

No puede haber frente a este tema una actitud pasiva de los jóvenes. La voz de los jóvenes tiene que hacerse oír, fuerte y clara, sin intermediarios.

Los jóvenes pueden tomar para sí esa posibilidad hoy en Uruguay, entre otras cosas porque hay espacios, o al menos hay más espacios que cuando nosotros fuimos jóvenes y muchísimos más espacios que los que tuvieron quienes vivieron su juventud en la dictadura y la post-dictadura.

La sociedad uruguaya no se ha caracterizado históricamente por ser una gran anfitriona de sus generaciones jóvenes, pero podemos estar seguro de que eso está cambiando y lo que está sucediendo en esta conferencia lo demuestra.

Hacer efectivos los derechos implica que los jóvenes tomen la voz y los defiendan, pero implica también que quienes detentan el poder sean receptivos a esa voz.

 

¿Qué otros mecanismos podrían utilizarse para mejorar el vínculo jóvenes policía?

Muchas de las cosas que voy a enumerar ya se están haciendo con distintos grados de avance.

  • Todo el manejo y difusión de información relevante para los ciudadanos ayuda. Acerca de los procedimientos, acerca de los mecanismos para hacer valer los derechos llegado el caso de necesitarlo. Esto debe transitar por canales diversos, especialmente en las redes sociales y los medios de comunicación que son hoy apropiados por los jóvenes.
  • Generar garantías reales para aquellas personas afectadas por procedimientos injustos o abusivos. Que se conozcan, sean eficientes y tengan efectos reales sobre los malos funcionarios.
  • Deconstruir la imagen de que todo queda impune. Los jóvenes no sienten hoy que sea posible denunciar a un mal policía. No solo porque no conocen la forma de hacerlo sino porque se sienten desprotegidos y desconfiados de esa acción.
  • Construir un relato social, distinto del policía basado en valores modernos. Esto implica una policía mejor formada y con mejores niveles de comunicación con la sociedad (trascender el estereotipo).

 

¿Qué nudos se identifican para el mejoramiento del vínculo entre la policía y los jóvenes?

  • La situación en términos de convivencia, valor de lo público y auto-regulación de las personas. La necesidad de regulaciones externas excesivas. Esto genera una sobre exposición de la policía y la distrae de otras tareas fundamentales.
  • Un espacio público mucho más amigable para los jóvenes. Contrarestar la idea de que un joven en la calle es un peligro potencial. (La policía mucha veces termina encarnado el malestar de otros adultos).

 

 

Para cerrar: ¿Que propuestas identifican para la construcción de una agenda hacia el 2025?

  • Seguir apostando a un policía nacional: mejor preparada, mejor remunerada y con renovación generacional
  • Contar con mecanismos efectivos y disponibles a todos los ciudadanos para reclamar por sus derechos ante acciones policiales abusivas.
  • Lograr instancias de regulación de la convivencia que no requieran de la acción policial y que esto quede en manos de servicios sociales, culturales y educativos.

Written by @doscabras

1979, Montevideano, Trabajador Social (UDELAR), Maestría en Políticas Públicas (UCUDAL). Músico y padre x2. Integrante de la Lista 711 del Frente Amplio. Coordinador General del programa Jóvenes en Red.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *